El origen del nombre Pablo Neruda

0
©Scagliola

Desde aquel temprano Genio y figura de Pablo Neruda (1964), de la argentina Margarita Aguirre, hasta Neruda (1985), el libro de su camarada y amigo Volodia Teitelboim, se daba por sentado que el nombre Pablo Neruda provenía del gran escritor checo Jan Neruda. Incluso el libro de Teitelboim trae un retrato del checo. Un grave error, ya que los biógrafos que siguieron a esa primera biografía daban por hecho el origen del seudónimo y lo repetían sin chequear las fechas. Pero siempre hay alguien prolijo y atento. Si Neftalí Reyes firmó su primer poema, Hombre, como Pablo Neruda en Temuco en 1920, y el libro más popular de Jan Neruda, Cuentos de Malá Strana, llegó a Santiago de Chile en 1923, es evidente que Neruda no lo conocía y el origen del seudónimo, forzosamente, tenía que ser otro. De allí partieron, en 1981, los investigadores del misterio.¹

El 21 de enero de 1954, en el Salón de Honor de la Universidad de Chile, Pablo Neruda dijo: Necesitaba un nombre para que mi padre no viera mis poemas en los periódicos. Él le echaba la culpa a mis versos de mis malas notas en Matemáticas. Una vez leí un cuento de Jan Neruda, que me impresionó muchísimo. Cuando tuve necesidad de un seudónimo recordé a aquel escritor desconocido para todos y como un homenaje, y para protegerme de las iras de mi padre, firmé Pablo Neruda. Después este nombre siguió conmigo. Sin embargo, cuando en abril de 1969 la gran escritora y periodista Clarice Lispector le preguntó en Rio de Janeiro si su nombre había sido inspirado por el checo Jan Neruda, Pablo respondió casi lacónicamente: Nadie consiguió hasta ahora averiguarlo. Al periodista peruano Gustavo Valcárcel le contestó la misma pregunta: Solo yo lo sé en este mundo. Los testimonios posteriores discurren algo contradictorios, pero ya no tan aferrados a la certeza de que el origen era el escritor checo Jan Neruda.

Este parece un caso para Sherlock Holmes. Y sí, lo es de manera sesgada. El meticuloso investigador de Arthur Conan Doyle era una de las lecturas favoritas del niño Neftalí. En Temuco leía casi obsesivamente sus entretenidas aventuras. Y hete aquí que Sherlock Holmes se deleitaba escuchando la pieza Nocturno (Chopin, Op. 9, nº 2) magistralmente ejecutada por Wilma Neruda (checa) en arreglo para violín de Pablo Sarasate (español).

El estudioso de Neruda, Hernán Loyola, manifiesta que está de acuerdo con esta versión, que así surgió el nombre de nuestro poeta. Y agrega que a fines de 1964 Laura Reyes, hermana de Pablo, le prestó durante algunos meses los tres cuadernos de poesía del joven Neftalí, de los que hizo una copia dactilografiada con papel carbón. Los cuadernos desaparecieron en los años 80, pero Loyola asegura que en el interior de la portada del primer cuaderno estaba impreso el sello de goma Neftalí Reyes y, debajo, escrito por Pablo con bolígrafo azul: Pablo Neruda – desde octubre de 1920.

 

¹ principalmente Enrique Robertson Álvarez. Pablo Neruda. El enigma inaugural.

mm
Ricardo Scagliola nació en Pando, en 1947. En 1979 obtuvo el premio de poesía de la Feria Nacional de Libros y Grabados con Los Pies sobre la Tierra que fue publicado en 1981 por Banda Oriental. En el año 2000 obtuvo el primer premio de Narrativa del MEC con Hándicap y otros cuentos, libro que se mantiene inédito. Ha publicado, además, La calesita no es un juego para niños (ed. Banda Oriental). Mantiene inéditos poemarios, un libro de cuentos y una novela.
Compartir

Deja un comentario