Visiones de Isfahán

0
©Ana Strauss

al-faná *

tensa cuerda el aire
—diapasón invisible—

silencio que sueña al sonar
silencio que suena al soñar

arde de luz al oro del sol.

* sufismo: éxtasis en la contemplación y gozo de la divina belleza.

 


Arrobo

dibujos del cristal:
desbordado panal la luz
imán al bulto de sombra.

 


Diván de los hallazgos

“la tibia brasa el fuego enciende”
Yalal al-Din Rumi (1207-1273)

En Isfahán visité serrallo
ya vacío ya poblado
de sedas que al cuerpo envuelven
en lluvia de a puñados
—lentejuelas, espejos móviles—
las dulces quejas del kamánche sueñan en la fuente;

en las serpientes del tabaco algo se mueve
la luna del daf hace esdrújulo el latido
un pie de estrella se alza en las cuatro cardinales del laúd;

es el diván de los hallazgos

cúpulas radiantes, grafías tholth, minaretes del muecín,
arte de sílabas, cocido azul de un mundo cuya mitad
no alcanza ni entiende quien de lueñes tierras viene
convidado por los cánticos
que a esa otra mitad del cielo encienden.

 


Río candil

el Zaindeh Rud sueña
la segunda mitad de los arcos del puente:

ojos de fuego en la piel del tiempo
pasando lento en ondas leves.

 


Hipogrifo (tríptico)

 

I

La mirada que al horizonte hiende
resplandece

un océano sobrevuela
¡ah! no hay rompiente

¿bañan las horas
la orilla del espejo?

horas sin orillo
órganos sin parición

almendra acuática los ojos
en el risco de la página

una brisa sin palabras
peina los prados de la mente.

Guardián emplumado de silencio
todo luz hasta no verse,

¿lo que es de lo que no es
dónde vierte?

 

II

Penitente respira
costillar felino
melena descamada
pujo desnudo

en fino hilo
equilibrista
en ese hilo

una vez se apaga
una y otra vez se enciende
ruge arriba unge vino
donde quiera ese cuerpo trinito
la carnadura asiente

¿y vuelve por la senda de los justos?
¿y avanza a fuerza de saberles?

 

III

Piel a tramos de palabra
látigo de música
ondulante veneno;

nadie a este signo
comprender intente
: hablar es sol
y sólo múltiple el animal
entra y sale de la muerte.



Vía

Así como existe un vivir hacia afuera
sin entrar casi nunca salvo
a descansar como un autómata

existe un otro que sueña despierto
el sueño del adentro.

Y si fácil se pierde memoria del reino
jamás se olvida lo entrevisto:

se pierde la entrada
se nubla el sendero

así pasan los días
los siglos de años sin entrar
saliendo

“he estado allí!”, clama uno
al traspasar la cuerda del corazón
cuando aquél aroma remoto
devuelve un hilo de sombra al peregrino
:
camino de adentro abierto
no es fácil comprenderlo.

 


Latif (cuerpos sutiles)

El alto palacio en el estanque
junto a las nubes que pasan como peces.

Agua en la que desde antiguo todo se ve
: ella misma telar del gran magín.

mm
Luis Bravo nació en Montevideo, en 1957. Poeta, ensayista y profesor universitario. Sus recientes publicaciones de poesía son: “Tamudando” (Dvd,recital en vivo Zavala Muniz, junto a músicos, danzantes & arte visual, Ayuí-Yaugurú 2010); “Areñal: ene topos bilingües & other sounds” (CD/Cdrom, Yaugurú, 2013) junto al poeta norteamericano John Bennet; “Liquen/Lichen”, versión bilingüe, inglés-español (Song Bridge Press, Iowa, 2015); “Paso de los Trovos: 100 DaDá” (CD on line : https://juanangelitaliano.bandcamp.com/album/2016-paso-de-los-trovos-100-dad ) junto a Juan A. Italiano; “La voz /The Voice”, traducido por Catherine Jagoe, en Revista “Drunken Boat” (2016: http://www.drunkenboat.com/db23/uruguay-poets/luis-bravo-translated-catherine-jagoe).
Compartir

Deja un comentario